Negolution 13

Negolution 13

Por:
1 febrero 2019 | +
Descargar

Aunque en Cuba siempre han existido los negocios privados, no fue hasta el 2010 que la Isla se llenó de ellos. Justo en Octubre de ese año el trabajo por cuenta propia se insertaba como una forma de gestión económica más en el país, y aquellos que querían ser emprendedores aprovecharon la oportunidad. Los cambios políticos y socioeconómicos respaldaron la aparición de paladares, cafeterías, peluquerías y todo tipo de negocios, que no solo le dieron un vuelco a la vida social de las ciudades sino que también lo hicieron con la economía. Los nuevos actores que emergieron se preocuparon, no solo por crear sus espacios y mejorar sus bolsillos, sino porque sus resultados también estuviesen reflejados en las arcas del país. Dejar atrás las huellas de la década del 90 y volcar todos los beneficios de vivir en un país con educación gratis, se imponía para muchos. Participar desde elnuevo escenario del cuentapropismo a la idea de una Cuba mejor para todos, dejó de ser un cliché. Pasaron los años y esta Isla se convirtió entonces en el destino turístico que todos querían disfrutar. El país estaba de moda y el sector privado dedicado a esta actividad no dejó de estar a la altura. El prestigio de los servicios dedicados a esta actividad fue reconocido y admirado por quienes nos visitaron; y hasta los más famosos se llegaron hasta Cuba.

Although there have always been private businesses in Cuba, it was not until 2012 that the island started to fill with them. Self-employment was incorporated as one of the country’s forms of economic management, and aspiring entrepreneurs seized the opportunity. Political and socioeconomic changes supported the emergence of private restaurants, cafeterias, hairdressers and all kinds of businesses, which not only turned around the social life of cities, but also the economy. The new economic actors that emerged were not only concerned with creating novel spaces and improving their own income, but ensuring their results were also reflected in the country’s coffers.

Leaving behind the marks of the tough 1990s, and taking advantage of all of the benefits of living in a country with free education, became the imperative for many. Participating in the idea of a better Cuba for all, from the new set of self-employment, ceased to be a cliché. The years passed, and the island became a tourist destination that everyone wanted to enjoy. Cuba was fashionable, and the private sector dedicated to this area continued to rise to the occasion. The prestige of these services was recognized and admired by those who visited us; even the most famous celebrities traveled to the island.

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *